Añadir

Calasetta

Bienvenidos a la "perla del sulcis"

Calasetta (originalmente Cala di Seta), nació como un pueblo de pescadores en 1770 inicialmente habitado por prófugos tabarchini.

Estos últimos eran en su mayoría ligures que se habían trasladado a la isla tunecina de Tabarka a mediados del siglo XVI. En la segunda mitad del siglo XVIII solicitaron poder trasladarse al Reino de Cerdeña para colonizar parte de la isla de Sant’Antioco.

Esta pequeña joya marinera, ubicada en el lado suroeste del mar cristalino de Cerdeña, en la isla de Sant’Antioco, es una fascinante mezcla de las culturas tabarchina, ligur y sarda.

Aquí encontramos desde un dialecto muy similar al ligur, el tabarchino, recetas norteafricanas como el cuscús, apellidos ligures y piamonteses, hasta el verdadero culto del cultivo de la uva Carignano a pie franco.

Un encantador puerto permite llegar a la cercana isla de San Pietro y a Isola Madre. Las 3 Playas de las cuales una se encuentra justo debajo del pueblo, hacen de Calasetta un destino perfecto para disfrutar del bien más conocido de toda Cerdeña desde un punto de vista diferente, quizás el más auténtico. La cercana localidad de Sant’Antioco, a solamente 15 minutos en coche, os catapultará a la cultura sarda más antigua.

en los alrededores

Las playas

Nada menos que tres playas os esperan en un radio de solamente 6 km. (Playa Grande, La Salina y Sottotorre), todas en el municipio de Calasetta; todas las demás playas de nuestra pequeña isla se encuentran a un máximo de 20 minutos en coche de nosotros.

Desde la más cercana Playa Grande, a solo 600 metros del hotel, cuyo nombre revela su tamaño, hasta la playa salvaje de Co’e Quaddus («cola de caballo») en el extremo opuesto de la isla de Sant’Antioco, encontraréis arena fina y clara y un mar cristalino.

El fondo marino también proporciona emociones a los amantes del buceo: la composición de la costa es de hecho generosa incluso con los amantes de las rocas ya que además, en muchos puntos las rocas ofrecen un fácil acceso al mar para quienes quieren evitar el bullicio de la playa.

La mayor parte de las playas son libres pero todas hay ellas están equipadas.

Porto Pino

A solamente 45 minutos en coche del hotel se extienden las dunas de arena blanca de la playa de Porto Pino, una verdadera obra maestra de la naturaleza.

La bahía que supone las tres cuartas partes del territorio sulcitano de Sant’Anna Arresi es un ecosistema en perfecto equilibrio: blancas playas que se sumergen en los tonos azules del mar, dunas ‘desérticas’ de arena finísima, calas de arena rosada con fondos marinos transparentes, plácidas lagunas y un bosque de rarísimos pinos de Aleppo, corcojas, enebros centenarios y la frondosa flora mediterránea.

La bahía se extiende por más de seis kilómetros, cuatro de los cuales son llanuras de arena divididas en tres secciones.

El fondo marino de toda la costa es arenoso y se inclina suavemente: en decenas de metros el agua es muy poco profunda. Es ideal para familias con niños y también para los amantes del buceo y de la pesca deportiva.

Sant'Antioco

A pocos kilómetros de Calasetta y del hotel se encuentra Sant’Antioco, el principal centro portuario de nuestra isla.

Al llegar quedaréis inmediatamente impresionados por su singularidad y por su belleza, incluso antes de subir al istmo artificial que lo une con Cerdeña, construido quizás por los púnicos y perfeccionado por los romanos.

Hasta la fecha, es la ciudad más antigua de Italia, originalmente Sulky, fundada por los fenicios (770 a.C.) y posteriormente conquistada por los cartagineses.

Hoy en día todavía quedan tophet y necrópolis (siglo V-III a. C.) que ocupan toda la colina de la basílica y sobre la que se encuentra la necrópolis romana y además un cementerio de catacumbas, único en Cerdeña: os recomendamos realizar una visita al museo etnográfico, al museo arqueológico y a toda la zona arqueológica.

Contacto:
Archeotour +39 0781 82105

Carloforte

« U pàize » es un enclave ligur en Cerdeña: al igual que Calasetta y Carloforte conserva la lengua y la cultura de sus fundadores, las familias de pescadores originarios de Pegli y provenientes de la isla tunecina de Tabarka (donde residían desde el siglo XVI).

Los tabarquinos en 1738 obtuvieron del rey Carlos Manuel III el permiso para colonizar la isla de San Pietro, deshabitada y llamada ‘de los halcones’. Los mismos pescadores, 40 años después, fundaron también Calasetta.

Carloforte, todavía estrechamente vinculado a Pegli y a Génova, es el único centro urbano de la isla: te cautivará con los callejones y callejuelas que suben por una suave pendiente, con coloridos rincones y vistas al mar, con un muelle y antiguas fortificaciones defensivas de las que aún quedan torres de vigilancia y tramos de murallas con fortines, incluida la Puerta del León.

Las minas

Una de las caras aún poco conocidas de Cerdeña pero de gran valor histórico, cultural y paisajístico es su patrimonio geo mineral.

En la isla abundan los ejemplos de arqueología industrial relacionados con la actividad minera y su preciosidad consiguió que en 2007 fueran considerados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Detrás de estos lugares hay restos de una cultura fascinante y el territorio que mejor transmite y conserva esta realidad es el Sulcis Iglesiente.

Sugestivos pueblos de trabajadores, pozos de extracción, miles de kilómetros de galerías, plantas industriales, antiguos ferrocarriles, valiosos archivos documentales y la memoria de generaciones de mineros hacen de Sulcis Iglesiente un gran yacimiento cultural que hay que descubrir.

Los yacimientos mineros que os sugerimos visitar son: El Pozo de Santa Bárbara y la Mina de San Giorgio, la Galería de Porto Flavia y la Gran Mina de Serbariu.

Para más información y reservas:
Oficina de Turismo de Iglesias +39 0781 274507
Mina de Serbariu +39 0781 62727

Las cuevas

Sulcis-Iglesiente cuenta con la presencia de cientos de cuevas de diversos tamaños, originadas por fenómenos kársticos profundos: atraen a miles de amantes de la espeleología de todo el mundo.

La cueva más conocida de la zona es la de Su Mannau, a pocos kilómetros de Fluminimaggiore (cerca del valle de Antas), entre las montañas de piedra caliza que atraen a miles de turistas cada año.

No lejos de Domusnovas, localidad fundada en la Edad Media, encontramos la cueva de San Giovanni, la única de Europa atravesada por una carretera asfaltada: de una entrada a la otra mide más de 800 metros de longitud.

Realmente fascinantes son las cuevas de Is Zuddas, a pocos kilómetros de Santadi, a las faldas del monte Meana. Abiertas al público en 1985, presenta estalactitas, aragonitas y rastros de fósiles claramente visibles.

Para más información y reservas:
Cueva su Mannau +39 0781 580411
Cuevas San Giovanni +39 348 0553309
Cuevas Is Zuddas +39 0781 955741/+39 340 0616233

Galería de fotos del Territorio